Cristina Jiménez imparte un programa de formación en consolidación contable y fiscal

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cristina Jimenez Apalategui, socia del departamento de Derecho Tributario de SdP Estudio Legal y Beatriz Cuevas Gonzalez, auditoria y ex socia de KPMG, han impartido un programa de Formación Técnica especializado en Consolidación Contable y Fiscal que ha organizado el Instituto de Estudios Cajasol.

Este formación ha permitido cualificar a los profesionales en un aspecto clave en la gestión del impuesto de sociedades de las compañías que conforman un grupo empresarial. Hay que tener en cuenta que la formulación de cuentas anuales consolidadas en España es obligatoria para grupos que superen cierto tamaño (dos de los siguientes parámetros durante dos años consecutivos: 22.800.000€ de cifra de negocios, 11.400.000€ de activos y media de 250 empleados), excepto para aquellos que a su vez sean dependientes de una sociedad sometida a la legislación de algún Estado miembro de la Unión Europea.

Sin embargo, el régimen especial de consolidación fiscal en el Impuesto sobre Sociedades es opcional y permite a un grupo de empresas declarar como un único contribuyente de forma agregada, con independencia de su tamaño.

Este régimen opcional, a pesar de presentar múltiples beneficios, como es la compensación de los beneficios y pérdidas entre empresas del grupo, la exoneración de la obligación de documentar las operaciones vinculadas, o el diferimiento de tributación de los beneficios generados por operaciones internas, requiere que la entidad representante del grupo fiscal prepare a efectos fiscales, el balance, la cuenta de pérdidas y ganancias, el estado de cambios en el patrimonio neto y el estado de flujos de efectivo consolidados del ejercicio, aplicando el método de integración global a todas las entidades que integran el grupo fiscal.

Consecuentemente, para poder aplicar el régimen fiscal se requieren conocimientos para realizar el proceso de consolidación contable, con independencia del tamaño del grupo y saber detectar sus diferencias con el régimen fiscal, sobre todo para la determinación de base imponible consolidada y sus diferencias con el resultado contable consolidado.